En la época de la posverdad, los pseudoliteratos de la brevedad medran

sábado, 9 de septiembre de 2017

Aforismo n. º 6


Un sueño de la razón del siglo XXI que produce monstruos: Cataluña desgajada de la Península navega a la deriva -independentista- por el Mediterráneo; los catalanes españolistas son arrojados por la borda.

sábado, 12 de agosto de 2017

Haiku n.º 5 (y 6, sesudo)


Piedras al bus
turístico. Insurgencia
del nativo harto.

Neologismos
de cepas autolíticas:
turismofobia.

sábado, 5 de agosto de 2017

Microrrelato n.º 4


Viajar sin él, eso no se le hace a un padre. Porque, ¿qué puede hacer un padre sin sus hijos en verano? Mirar las cunas vacías, recordar sus llamadas nocturnas. Parece que nada ha cambiado, pero todo está diferente. Se oyen lloros, pero no son los de ellos. Son otros niños los que están jugando. Aquí había alguien que estaba y estaba, que de repente se fue e insistentemente no está*. Ya verán cuando regresen, se van a enterar. Nada de cogerles en alto (porque cuando vuelvan ya no serán unos bebés).

"Un gato en un piso vacío". Wisława Szymborska. Traducción de Abel Murcia y Gerardo Beltrán.

martes, 1 de agosto de 2017

Aforismo n.º 5


No dejes que tus hijos vuelen solos. Los riñones del pasajero de enfrente lo lamentarán.

lunes, 17 de julio de 2017

domingo, 9 de julio de 2017

Microrrelato n.º 3


Cuando despertó en el sillón -tras varias cabezadas-, la etapa del Tour todavía estaba allí.

sábado, 8 de julio de 2017

Aforismo n.º 4


Llora, Philippa York, como hombre la Vuelta que no supiste defender, Robert Millar, como mujer.

viernes, 7 de julio de 2017

Haiku n.º 2 (y 3)


El blanco, Ariel,
y el rojo, Micolor.
Encierro limpio.

(Versión estilizada)

Blanco azucena,
rojo dïamantino.
Encierro pulcro.

Microrrelato n.º 2


ROJO*
Mis compañeros y yo hemos salido en estampida empujándonos unos a otros, locos por mover los músculos entumecidos por el encierro. Es cierto que algunos hemos resbalado, pues las pezuñas no están preparadas para el asfalto, pero yo he logrado mantenerme sobre las patas sin caer, otros han tenido menos suerte y se los ve rodeados de seres humanos que intentan levantarlos. Tengo las pulsaciones al máximo, me excita correr con público alrededor. El rojo nubla mi vista, no tiene nada que ver con el verde anestesiador de los pastizales donde nos crían; pañuelos al cuello y a la cintura atrapan mis sentidos y me obligan a correr tras ellos. Sí, estoy excitado, reconozco que me repito –un toro no maneja bien los sinónimos-. Ahora bien, ¿no les gustaba tanto el color rojo?, pues, por qué armar tanto barullo por ese líquido rojo que ahora mancha la acera y mana como fuente de uno de los corredores. No entiendo los golpes e insultos a un pobre toro que ha intentado disfrutar como ellos y que les ha teñido de su color favorito la calle.

*Este texto apareció antes en el blog Tembladeral de sílabas

miércoles, 5 de julio de 2017

Aforismo n.º 3


La capacidad de almacenamiento de tu smartphone es inversamente proporcional a la de tu cerebro.
 

LITERATURA BREVE Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo